Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Jerez de la Frontera

Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Jerez de la Frontera

domingo, 28 de diciembre de 2014

Evangelio y comentario

Fiesta de la Sagrada Familia: Jesús, María y José
¡Qué Niño!
Decían los antiguos que la admiración es el principio de la sabiduría. Admirar es contemplar y considerar con atención y asombro. Los niños suelen tener gran capacidad de admiración, como, en general, las personas sencillas. Se admira la inmensidad del cielo y del mar; se admira el color y el olor de una rosa; se admira el canto de un pájaro o la ejecución de una pieza musical; se admira el amor sacrificado de una madre. La hermosura, la grandeza, la bondad suscitan admiración.
El próximo domingo, el siguiente a la Navidad del Señor, la Iglesia venera a la Sagrada Familia: María, José y el Niño. Sí, ciertamente en esa familia santa vemos la imagen ideal de toda familia, de la familia que tenemos o que habríamos querido tener. Pero no es eso sólo. La Iglesia venera en esa familia la causa de que todo ser humano sea un ser familiar. El origen del carácter familiar de la naturaleza humana se halla en la razón de aquella admiración que María y José sentían por el Niño que presentan en el templo: «Estaban admirados de lo que se decía del niño». ¡Qué Niño, aquél!
Era su hijo. Pero era el esperado por Israel como su gloria y como Luz para todos los pueblos: era el Hijo eterno de Dios. María y José lo sabían, porque conocían los límites y la grandeza impensable de su maternidad y de su paternidad. Además, lo que ellos no desconocían les era también ilustrado por la profecía de los santos. Y estaban admirados.
Hoy día, los niños suelen suscitar menos admiración. Es verdad: ellos no son como aquel Niño. Sin embargo, son niños y también son capaces de ser hijos de Dios. En los ojos de los niños se refleja la Luz de la que toman su luz el sol y las estrellas; la Hermosura de la que es reflejo toda la belleza de la creación y del ingenio; la Bondad de la que se alegra el corazón de los mortales. Pero andamos tan deprisa y tan acostumbrados a hacerlo todo a nuestra medida, e incluso a nuestro capricho, que apenas somos capaces de admirar la Maravilla que se asoma en la mirada de un pequeño. Hoy, se encargan niños al laboratorio, incluso con un color determinado de ojos y de piel. La prisa por hacer y el hacer deprisa tienen tal vez su expresión más dramática en la nueva industria de la producción de niños. Ellos siguen trayendo la Luz en sus ojos. Pero sus fabricantes se han privado, en buena medida, de la capacidad de admirarla.
La maravilla de la paternidad y la maternidad, de la filiación y de la fraternidad -esas relaciones humanas sustanciales y primarias que hacen la familia- tiene últimamente su origen en la admiración. Si no suscita en nosotros admiración el Padre, origen de toda paternidad; el Hijo, luz de Luz; y el infinito Amor de ambos, que quiere estar en nosotros, la familia olvida su secreto más profundo y corre el riesgo de reducirse a un mero grupo coyuntural de intereses. Pero no: la familia es el hogar de la admiración por cada niño, por cada hermano, por el esposo, por la esposa, por el padre, por la madre. Porque entre ellos luce la Luz del Dios-con-nosotros, de aquel Niño. ¡Qué Niño!
+ Juan Antonio Martínez Camino
obispo auxiliar de Madrid




Evangelio

Cuando llegó el tiempo de la purificación de María, según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén, para presentarlo al Señor (de acuerdo con lo escrito en la Ley del Señor: «Todo primogénito varón será consagrado al Señor», y para entregar la oblación (como dice la Ley del Señor: «Un par de tórtolas o dos pichones»). Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre honrado y piadoso, que aguardaba el Consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu Santo, fue al templo. Cuando entraban con el niño Jesús sus padres (para cumplir con él lo previsto por la ley), Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz; porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones, y gloria de tu pueblo, Israel».
José y María, la madre de Jesús, estaban admirados por lo que se decía del niño. Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre: «Mira: Éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será bandera discutida; así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma».
Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana: de jovencita había vivido siete años casada, y llevaba ochenta y cuatro de viuda; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Israel.
Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la Ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba

Lucas 2, 22-40


Besamanos Extraordinario de la Virgen de la Esperanza en Diario de Jerez

sábado, 20 de diciembre de 2014

Felicitación Navidad - Hermandad de las Cinco Llagas

¡Una jornada histórica y plenamente jubilosa en San Francisco!

La Junta de Gobierno, en general, y los mayordomos de la cofradía, en particular, agradecen muy de veras las numerosas felicitaciones recibidas –de hermanos de nuestra de Hermandad de las Cinco Llagas, devotos y de cofrades pertenecientes a otras instituciones cofradieras- por la bella estética de la solemnísima ceremonia de besamano Extraordinario de María Santísima de la Esperanza celebrado con motivo del LXXV aniversario de la Reorganización de la corporación nazarena. Asimismo subrayamos los emotivos momentos vividos a lo largo de la jornada –verbigracia cabe destacar la visita y el ejemplar comportamiento de los 100 alumnos del Segundo Ciclo de Primaria del Colegio de Madre de Dios o la ofrenda floral protagonizada por el nuevo capataz Jaime Racero y un nutrido grupo de costaleros del paso de palio de Nuestra Madre de la Esperanza o la visita entrañable del presidente del Consejo de la Unión de Hermandades Pedro Pérez Rodríguez apenas horas antes de ser padre de nuevo, así como un sinfín de guiños devocionales que por íntimos y personalísimos omitimos-. Ha gustado sobremanera –ha cundido en los hondones de cada reflexión interior- además las predicaciones del padre Frances Xavier y la categoría litúrgica de la Función del mismo día 18. La Virgen de la Esperanza fue epicentro de incontables oraciones y plegarias. Reina siempre en nuestros corazones la Esperanza Soberana. (Ilustramos este post con fotografías de nuestro querido hermano José Soto Rodríguez).


Evangelio y comentario

Cuarto Domingo de Adviento
Hágase
Consentir es una hermosa palabra. Es verdad que puede tener también un sentido negativo, cuando hablamos, por ejemplo, de esos padres que educan laxamente a sus hijos, convirtiéndolos en unos consentidos. Pero consentir significa ante todo asentir, en el sentido de unir libremente el propio sentimiento al de otro, a quien se otorga fe. Eso quiere decir, por ejemplo, cuando hablamos del consentimiento matrimonial. Es hermoso poder consentir así con alguien. Pero no siempre resulta fácil. Porque no siempre sabemos bien lo que el otro siente realmente; o, si lo sabemos, tampoco es sencillo confiarse, unir la propia voluntad con la ajena.
A las puertas ya de la Navidad, la liturgia del próximo domingo nos presenta el consentimiento más bello y más poderoso que podamos pensar. María consiente con Dios: Fiat, «Hágase en mí según tu palabra». La salvación radica en el consentimiento. La Iglesia siempre ha contenido el aliento al contemplar este de María. ¿Qué hubiera pasado si, por un imposible, ella no hubiera consentido al anuncio del ángel? ¡Misterio asombroso el de un Dios que pide el consentimiento de sus criaturas para ejercer su poder! ¡Actitud admirable la de María, la más hermosa criatura de Dios, que consiente con toda conciencia y libertad!
María no pronuncia a la ligera su Hágase. Su consentimiento no es, ni mucho menos, infantil o irracional. Ha sido precedido de un diálogo intenso. El ángel ha dicho la primera palabra: «¡No temas, alégrate!» Cuando Dios habla, los temores se callan. Puede que no desaparezcan del todo, pero se callan. La serenidad, la alegría del alma es el fruto primero e inconfundible de la presencia del ángel bueno, del Espíritu de Dios. El gozo de la presencia de Dios hace posible el funcionamiento correcto de la inteligencia. El racionalista no lo entiende. Sospecha de la alegría de la fe. Prefiere la eterna melancolía de la duda. Pero, entonces, la razón, encorvada sobre el propio sentimiento, no es capaz de desplegar sus capacidades, y quedamos a merced de percepciones oscuras y de cálculos falsos.
La segunda palabra es de María. ¡Y es una pregunta!: «¿Cómo será eso?» La fe no teme ninguna pregunta. La fe sólo es incompatible con la autosuficiencia. Para consentir como Dios quiere, hay que hacer bien las cuentas, hay que liberarse de impresiones falsas y conocer de verdad a quién y qué se consiente.
¿Será esta próxima Navidad el momento de nuestro consentimiento verdadero con el poder salvador de Dios? ¿Habrá llegado el tiempo de liberar nuestra libertad de la cárcel de los sueños de autonomía?
No hay nada más hermoso que compartir libremente nuestro querer en un proyecto interpersonal que merezca la pena. Pero nada merecería la pena, si no fuera todo posible para Dios. Consentir con Él, como María, es el origen de la verdadera libertad.
+ Juan Antonio Martínez Camino
obispo auxiliar de Madrid


Evangelio

A los seis meses, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando a su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo; bendita tú entre las mujeres».
Ella se turbó ante estas palabras, y se preguntaba qué saludo era aquél.
El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin».
Y María dijo al ángel: «¿Cómo será eso, pues no conozco varón?»
El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra: por eso el santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios.
Ahí tienes a tu pariente Isabel que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llaman estéril, porque para Dios nada hay imposible».
María contestó: «Aquí está la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra».
Lucas 1, 26-38

Destacados predicación tercer día del Tríduo

Nos encontramos con una celebración especial. Los cristianos siempre se preparan para las fiestas. Porque no celebramos por celebrar.
Tenemos hoy a la figura de José. José su esposo que era justo, Dios pasa por nuestra vida y la santifica y pone nombre a las cosas y menos mal que las pone Él.
La persona justa es la que cumple su palabra. Si no cumples tu palabra, entonces de ti no se fiara a nadie.
Existe la Justicia de Dios. Cuando nosotros éramos pecadores y Dios se apiadó de nosotros. A pesar de que nosotros constantemente rompemos el pacto con Dios. Dios no se cansa de mantener el pacto. Dios sólo quiere que todos lleguemos a la salvación y ahí está nuestra Esperanza.
El tiempo del Adviento esta radicalmente instalado en la Esperanza. Dios se atreve a meterse en la salvación de los hombres porque quiere nuestra salvación. Dios salva. Hoy 18 de diciembre celebramos la solemnidad a la Santísima Virgen, cuando sólo había una fiesta dedicada a la Virgen era hoy.

jueves, 18 de diciembre de 2014

Recordatorio e informaciones





RECORDATORIOS E INFORMACIONES:

1.- Hoy, Festividad Litúrgica de María Santísima de la Esperanza, permanecerá durante toda la jornada Nuestra Venerada Titular en Solemne Ceremonia de Besamano Extraordinario, con motivo del LXXV Aniversario de la Reorganización de esta Hermandad de las Cinco Llagas. A las ocho y media de la tarde celebraremos la Solemne Función del Tercer Día de Tríduo. Intervendrá la Coral de Nuestra Señora del Carmen Coronada. Una vez terminada la Santa Misa, se procederá a la clausura del besamano con unos cantos marianos preparados ex profeso por la Coral para tan señalada ocasión.
2.- Habida cuenta  nuestra querida Hermandad está a punto de recibir –aguardando el tiempo establecido -los permisos pertinentes de cara a poder celebrar dos convocatorias de gran impacto histórico para la conmemoración del LXXV aniversario de nuestra Reorganización –y enmarcados en la programación que se prolongará durante todo el año 2015 cuyos actos ya se encuentran cerrados y fechados- la presentación de la misma –y en la esperanza de poder trasladar una muy grata noticia al cuerpo de hermanos- se celebrará en el próximo mes de enero en fecha que anunciaremos en breve.
3.- La tesorería de la Hermandad precisa de la recaudación estos días de la venta de la Lotería de Navidad. Rogamos por ello se pongan en contacto nuestros cofrades con el hermano Tesorero.

Destacados predicación segundo día de Tríduo

El Adviento tiene dos partes y hoy comenzamos la segunda.
La genealogía es la familia de Cristo, y como tal, la del cristiano. Todos ellos forman parte de esta familia que va desde el principio hasta la plenitud de los tiempos.
La genealogía de Cristo viene de la descendencia de Judá, y de David el Rey.
En el Evangelio salen cuatro mujeres que son de una credibilidad dudosa. Sin embargo están en la familia de Cristo. El Señor entra en la Historia del hombre, de los buenos y de los malos.
Cuando llega José ya no hay descendencia. Entra María (la quinta mujer que será una verdadera perla preciosa) y ya a través del Espíritu Santo nació Jesús.
Cuando criticamos a un obispo, estamos criticando a un sucesor de los apóstoles. Cada uno está en su lugar y la Iglesia sigue. Cuando criticamos a alguien estamos criticando a un hijo de Dios.
La Iglesia sigue a pesar de nosotros, aunque seamos unos sinvergüenzas.
La intención que debemos llevar siempre encima es lo que dijo la Virgen : hágase en mí. No por mis méritos, sino por Dios.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Destacados predicación primer día de Tríduo

El Señor dice: ay de la ciudad rebelde.
No hay conversión si primero no se ataja el pecado.
Dios nunca ridiculizaría a sus hijos. Dios quiere que aprendamos a base de golpes de amor. 
Como se hace el vino de aquí, ha habido un poso, y de ahí sale el vino. No es nuevo, porque lleva el poso.
Hay gente difícil y que conviene mantener apartado, pero entonces no cumplimos esto.
En el Evangelio  Dios pone la parábola de los dos hijos y la viña. Cumplimos, somos obedientes ...  puede haber personas obedientes pero a los que no les entra la Palabra de Dios, no se convierten. Los suyos estaban en la burbuja de su verdad.
 El tiempo de Adviento es para esto: para que tomemos conciencia. Cuántas veces le decimos sí a Dios, cada vez que rezamos un Padrenuestro o un Avemaría, pero tratamos de escaparnos por otro lado.
Los cristianos no estamos aquí para ser cualquiera, sino para ser luz y sal.
Abramos el corazón al Señor como lo hizo la Virgen María.

sábado, 13 de diciembre de 2014

La Hermandad de las Cinco Llagas muestra su más hondo pesar por el fallecimiento de quien durante muchos años fuera activo hermano de esta corporación y miembro de diferentes Juntas de Gobierno de la década de los cincuenta y sesenta –destacado Secretario y Promotor de Cultos- Miguel Ruiz Ruiz

Evangelio y comentario

Tercer Domingo de Adviento
Testigo de la luz
Un testigo es más que un maestro. Un buen maestro enseña. Un buen testigo convence.
Hoy son muchos los que están dispuestos a la transmisión de conocimientos -como se dice-. En cambio, no son tantos los que se muestran capaces de ofrecer razones convincentes para la vida y la esperanza. Sufrimos hartazgo de discursos llenos de palabras bonitas, que se quedan en eso, porque carecen del respaldo de la coherencia y de la credibilidad. ¡Cuánto oímos hablar de solidaridad, de respeto y de libertad! ¡Incluso, a veces, de compromiso cristiano y de amor a la Iglesia! Pero ¡cuántas veces resulta que, en realidad, esas palabras sagradas sirven de coartada precisamente para lo contrario!
¿Por qué será? No creo que se trate simplemente de mala voluntad generalizada, o de deseo permanente de engañar y de engañarse. Todos somos frágiles y pecadores. Pero a todos nos gusta la verdad y la coherencia. Entonces, ¿qué nos pasa?
Juan el Bautista es testigo por excelencia. Naturalmente, el Testigo de los testigos es Jesucristo. Su vida, muerte y resurrección no son más que un conmovedor testimonio definitivo del verdadero poder de Dios. Pero el Bautista, con el dedo extendido señalando a Cristo, es prototipo de la figura humana del testigo. Por eso, la Iglesia nos lo presenta reiteradamente en el camino del Adviento. No sólo porque, con su palabra recia y su gesto fuerte, nos señala al Señor que viene. También, porque de él podemos aprender algo de lo que significa el verdadero testimonio, el que convence y nos convence.
Juan no habla de sí mismo, no se pone de ejemplo. Podría haberlo hecho. Sus interlocutores, fascinados por su luminosa coherencia, le preguntaban quién era. Pero él no se refiere a sí mismo, no es autorreferencial. Él se define por referencia a Otro, a quien es la Luz. No cede a la ilusión de creer que la luz provenga de sí mismo. Sabe que el que viene detrás, en realidad, va por delante, porque Ese que viene es la Luz de la que irradia toda luz. San Juan es un potente foco de luz. Todo ser humano lleva en su alma algo o mucho de luz. Pero es luz recibida. Cuando lo olvidamos y nos consideramos a nosotros mismos como el origen, empezamos a vivir en la falsedad y el engaño.
El Adviento es un buen tiempo para llenarnos de luz. La Navidad, que se acerca, es la fiesta de la Luz en medio de las tinieblas de las largas noches del invierno. Todos estamos llamados a ser testigos de la Luz. Pero no podrá ser, si no dejamos que la Luz nos ilumine. El mundo necesita nuestro testimonio. Nosotros, por supuesto, también. No podemos seguir viviendo de meras palabras.
+ Juan Antonio Martínez Camino
obispo auxiliar de Madrid




Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz.
Los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a Juan, a que le preguntaran: «¿Tú quién eres?» Él confesó sin reservas: «Yo no soy el Mesías». Le preguntaron: «Entonces, ¿qué? ¿Eres tú Elías?» Él dijo: «No lo soy». «¿Eres tú el Profeta?» Respondió: «No». Y le dijeron: «¿Quién eres? Para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?»
Él contestó: «Yo soy la voz que grita en el desierto: Allanad el camino del Señor» (como dijo el profeta Isaías).
Entre los enviados, había fariseos y le preguntaron: «Entonces, ¿por qué bautizas, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?»
Juan les respondió: «Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, que existía antes que yo y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia».
Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando.
Jn 1, 6-8.19-28


Solemne Triduo y Besamanos Extraordinario María Santísima de la Esperanza




domingo, 7 de diciembre de 2014

Hoy, Domingo 7 de diciembre, Gran Zambomba Popular Hermandad Cinco Llagas

Evangelio y comentario

Segundo Domingo de Adviento
¡Preparadle el camino!


Hoy estamos acostumbrados a resultados rápidos. Nos parece que perdemos el tiempo cuando hay que hacer preparativos, cortos o largos. El viaje a la India le costó a san Francisco Javier un año de navegación calamitosa en la que dejó la vida más de un pasajero. Nosotros decidimos de un día para otro viajar a La Habana y, por la tarde, ya estamos allí, sin despeinarnos. El teléfono o el correo electrónico nos permiten estar presentes en cualquier rincón del mundo, sin movimiento ni dilación alguna. La información que la red pone a nuestro alcance hace innecesarios el tiempo y las molestias de las visitas a archivos o bibliotecas, o incluso de ir a la compra. Lo tenemos todo en casa, al momento, al alcance de un movimiento de la mano. El esfuerzo personal y los costes económicos de nuestras operaciones parece que tienden cada vez más a cero.
¿Cómo influye todo esto en nuestro ser y en nuestra vida? Está por saber todavía bien qué está pasando en el alma del homo technicus, del hombre que va configurando su existencia más a base de la influencia externa de los logros técnicos de su ingenio que del trabajo espiritual, interior y paciente, de las potencias de su espíritu.
En medio del Adviento, nos encontramos con la figura imponente de Juan el Bautista. Todo él es preparación. Se define a sí mismo como «una voz que grita en el desierto: Preparadle el camino al Señor». En él se simboliza la espera mil veces milenaria de una Humanidad peregrina a la búsqueda de salvación. En el desierto se oye su voz. En el desierto hay que preparar el camino del futuro humano y divino de cada persona. Porque lo esencial no es fruto de los oasis de nuestra civilización, agraria, industrial o postindustrial. El amor incondicional que nos salva no es producto de ningún artilugio ni se halla en los programas informáticos de comunicación. Es necesario que cada uno nos hagamos capaces de recibirlo en ese fondo solitario del alma donde sólo valen la voluntad límpida y la libertad completa. Es necesario preparar el camino en la ausencia de cosas, de resultados rápidos, de logros externos brillantes. Hay que preparar el camino en el desierto.
El desierto del Adviento no nos da miedo. Más bien nos da anchura para el trabajo silencioso y simple de la preparación. Y cuando se trabaja así, desde el fondo del alma, acabamos por encontrarnos con la veta profunda de felicidad que es inseparable de la autenticidad. ¡Preparadle el camino! Que el Señor viene. No tengamos reparo en la aparente pérdida de tiempo de la preparación. No hay tiempo mejor empleado que el de la oración silenciosa, el examen de la vida a la luz de la Palabra divina y la celebración pausada de los sacramentos de la salvación. El Señor viene. Pero hay que prepararle el camino. Él trae un bautismo de Espíritu y fuego. Él apacigua nuestras impaciencias y quema nuestras culpas con el fuego del Espíritu Santo del Amor divino. Para recibirlo hemos de preparar caminos en el desierto. Tal vez los resultados no sean rápidos, pero serán eternos.
+ Juan Antonio Martínez Camino
obispo auxiliar de Madrid


Evangelio
Comienza el Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios.
Está escrito en el profeta Isaías: «Yo envío mi mensajero delante de ti para que te prepare el camino. Una voz grita en el desierto: Preparad el camino al Señor, allanad sus senderos».
Juan bautizaba en el desierto: predicaba que se convirtieran y se bautizaran, para que se les perdonasen los pecados. Acudía la gente de Judea y de Jerusalén, confesaban sus pecados y él los bautizaba en el Jordán.
Juan iba vestido del piel de camello, con una correa de cuero a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre. Y proclamaba:
«Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias. Yo os he bautizado con agua, pero Él os bautizará con Espíritu Santo».
Marcos 1, 1-8

sábado, 29 de noviembre de 2014

Carta agradecimiento cuerpo de hermanos y carteles de la Gran Zambomba Popular y del LXXV Aniversario

Queridos hermanos: Paz y Bien.

Os adjuntamos –aunque ya obra en poder de muchos de vosotros uno o varios ejemplares originales- el cartel oficial del LXXV Aniversario de nuestra Reorganización y asimismo el cartel de la Gran Zambomba Popular que nuestra Hermandad organizará el próximo domingo día 7 de diciembre. Queremos agradecer muy vivamente la infinidad de felicitaciones de vosotros, nuestros hermanos en Jesucristo, y del Jerez cofrade por el elegante señorío y el sabor añejo del cartel del LXXV Aniversario de la Reorganización. Sin duda de ninguna clase el concepto inicial –la intención primigenia- que se propuso tanto la Junta de Gobierno u Oficiales como los hermanos veteranos que integran la Coordinadora del LXXV Aniversario con el estilo –tanto en el contenido como en el continente- del cartel anunciador de tan renombrada efeméride se ha logrado con creces. No obstante es justo agradecer cuántas numerosísimas muestras de parabienes estamos recibiendo desde su presentación oficial el pasado viernes 21 de noviembre –respaldado además con una concurrida asistencia de hermanos y fundamentado en el brillante discurso explicativo dictado por nuestro querido hermano Juan Salido Freyre-. A lo largo de los próximos días iremos recordando y recomendando vuestra asistencia a la Gran Zambomba Popular que en plena calle doña Blanca –frente a la Plaza de Abastos- insistimos se desarrollará–a partir de las dos de la tarde y hasta la noche- el domingo 7 de diciembre y contará durante toda la jornada con la actuación del Coro de la Plata y de ‘Manuel de la Momi’. ¡Ven a disfrutar del mejor ambiente navideño, del servicio de barra y mesas a precios populares anticrisis! Un amplio grupo de hermanos están depositando mucha ilusión y, sobre todo, incansable trabajo para que el servicio sea de primera calidad.   

Un fortísimo abrazo en el Señor de la Vía-Crucis.

LA JUNTA DE GOBIERNO U OFICIALES

Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Jerez de la Frontera, noviembre del año de Gracia del Señor de 2014


Evangelio y comentario

¡Velad!



Estamos bastante dormidos; o mejor: adormecidos. Duerme quien ha de buscar el descanso reparador. Es muy necesario dormir bien. En cambio, quien debiendo estar despierto, no lo está, es que se ha adormecido. No es fácil mantenerse despiertos y lúcidos, cuando son tantos los somníferos que se nos administran. Ahí están esas televisiones encendidas día y noche en hogares y en lugares públicos. Ahí está el murmullo constante de la radio en las casas, autobuses, espacios deportivos... en todas partes, como si de un hilo musical de fondo se tratara. Ahí están los pinganillos que tantos llevan incluso por la calle o en el metro, inoculando directamente al cerebro algún tipo de ruido. Pero ¿qué es lo que se oye de continuo? ¿Cuál es la música? Los sucesos de la vida social, económica o política, bien aderezados con las interpretaciones al uso. Las monsergas acerca de lo mal que van las cosas y de la cantidad de derechos (antiguos y nuevos) que aún se nos regatean. El escándalo ante los horrores morales de unos y de otros, siendo así que nos hallaríamos, desde hace al menos un par de siglos, en el feliz nuevo mundo de la ciencia y del progreso. Otras veces se trata, simplemente, de música de verdad, pero enlatada. El caso es que la contaminación acústica que padecemos nos abotarga el oído, nos roba agudeza espiritual y tiende a actuar como un somnífero que nos quita la capacidad de ver con nitidez y de pensar con soltura. Pensamos poco, nos falta lucidez, a fuerza de ruidos.
El Adviento, que comienza el próximo domingo, es un tiempo propicio para apartarse del ruido y ejercitarse en la lucidez. Su finalidad en el ciclo espiritual del año litúrgico es precisamente suscitar cada año en nosotros la vigilancia necesaria para no permitir que el Señor llegue a nuestras puertas, llame y nos encuentre dormidos, ¡adormecidos! Es verdad: el entorno social supuestamente navideño que se crea en estas semanas previas a la Navidad no ayuda demasiado. A todos los ruidos mencionados, se añade ahora el del montaje machacón de luces y reclamos que pretenden vendernos una felicidad barata. Pero, como cada tiempo, éste es de modo muy propio un tiempo de gracia, un tiempo de salvación.
¡Vigilad! ¡Velad!: Es la Palabra de este domingo. Pero ¿cómo, Señor? ¿En qué se puede concretar la vigilancia de este Adviento? Tal vez pueda ser algo tan sencillo como desconectar un poco alguno de los canales de ruido que me aturden y adormecen. Darle tiempo al silencio físico y espiritual. Superar el miedo a ese supuesto vacío de discursos y sonidos, que me da vértigo porque me parece cargado de soledad. El silencio puede, efectivamente, ser una parábola de la nada, del vacío. Pero no lo es para quien se ejercita en la escucha de la Palabra que nos invita a saber esperar la llegada de Dios a nuestra vida y a acoger la soledad sonora en la que Él se acerca al alma. Porque Él viene. No es verdad que no haya nadie a quien esperar. Dios viene. No te dejes adormecer. Merece la pena velar.
+ Juan Antonio Martínez Camino
obispo auxiliar de Madrid
Evangelio
En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:
«Mirad, vigilad: pues no sabéis cuándo es el momento. Es igual que un hombre que se fue de viaje, y dejó su casa y dio a cada uno de sus criados su tarea, encargando al portero que velara.
Velad entontes, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa, si al atardecer, o a medianoche, o al canto del gallo, o al amanecer: no sea que venga inesperadamente y os encuentre dormidos.
Lo que os digo a vosotros, lo digo para todos: ¡Velad!»
Marcos 13, 33-37

domingo, 23 de noviembre de 2014

Crónica en Diario de Jerez del exitoso acto de presentación en la Capilla del Voto del cartel del LXXV aniversario de la reorganización de nuestra Hermandad

Evangelio y comentario

Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo
A Mí me lo hicisteis

Celebramos la fiesta de Jesucristo, Rey del Universo, con la que concluimos el año litúrgico. El prefacio de la Misa de hoy enumera, de manera muy elocuente, los puntos de apoyo a la hora de construir el reino de Dios: «Un reino eterno y universal; el reino de la verdad y la vida, el reino de la santidad y la gracia, el reino de la justicia, el amor y la paz».
El Evangelio que se proclama en esta celebración nos da pistas muy sugerentes para poner en marcha ese modelo de Reino del que Jesucristo es Rey y Juez. Escuchamos el final del capítulo 25 de San Mateo, el llamado Juicio de las Naciones. Aquel que va a juzgar se presenta como un pastor que juzga su rebaño y separa las ovejas de las cabras. La figura del pastor irrumpe en este texto, y se ve iluminada por la descripción que del mismo ha hecho Ezequiel en la primera lectura: el pastor ha buscado a sus ovejas, las ha cuidado y ha hecho todo lo que estaba en su mano para darles la oportunidad de recuperarse, aunque en su momento se hubiesen perdido. Es lo mismo que hace Dios con nosotros, y con todos los hombres, incluso con los que no le han conocido. A pesar de las dificultades de la vida, de nuestras múltiples pérdidas del rumbo adecuado, de olvidar la presencia de Dios en nuestro caminar, Él siempre sale a nuestro encuentro. Y lo hace de una forma práctica y asequible para todos: a través de los hombres nuestros hermanos y, en especial, de los más pobres.
La pregunta que Dios formula a Caín, en el libro del Génesis, después de dar muerte a Abel: «¿Dónde está tu hermano?», Dios la sigue pronunciando y se convierte ahora en camino para redescubrir su rostro. Esa pregunta se ha proyectado en la Historia y seguirá resonando hasta el final de los tiempos. Es una exigencia al corazón del creyente, para que éste se abra y se preocupe de manera consciente y responsable de las necesidades de todos los hombres: yo debo ocuparme de los que sufren, de los que pasan hambre..., no puedo permanecer indiferente ante ellos.
Pero la grandeza de esta propuesta está, como indica el propio Jesús, en descubrir al mismo Dios en el encuentro con el hermano que sufre. Muchos santos lo han vivido así en la historia de la Iglesia, entendiendo de manera lúcida y vinculante la propuesta que en esas palabras se contiene. Permitidme que haga mención de una mujer, una sencilla religiosa, que vivió en el siglo XX y se convirtió en icono vivo de este texto evangélico: la Beata Teresa de Calcuta. Ella hacía mención muchas veces del pasaje del Juicio de las Naciones y lo explicaba de una manera muy gráfica que exponía a sus oyentes en distintos encuentros. Extendía la mano izquierda y tocaba, uno tras otro, con el dedo índice de la derecha los cinco dedos extendidos. Al tocar cada uno, iba pronunciado una palabra: A-Mí-me-lo-hicisteis.
Una magnífica invitación para no olvidar, como creyentes, que al final de la vida seremos examinados en el amor. Un amor que debe expresarse en nuestro encuentro con los demás y, en especial, con los más necesitados. ¡Estamos construyendo el reino de Dios!
+ Carlos Escribano Subías
obispo de Teruel y Albarracín

Evangelio
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria y serán reunidas ante él todas las naciones. Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda. Entonces dirá el rey a los de su derecha: Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme.
Entonces los justos le contestarán: Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?
Y el rey les dirá: Os aseguro que, cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis.
Y entonces dirá a los de su izquierda: Apartaos de mí, malditos; id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis.
Entonces también éstos contestarán: Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel y no te asistimos?
Y él replicará: Os aseguro que, cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo.
Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna».
Mateo 25, 31-46

sábado, 22 de noviembre de 2014

jueves, 20 de noviembre de 2014

LA HERMANDAD DE LAS CINCO LLAGAS CELEBRA ESTE VIERNES 21 SANTA MISA Y PRESENTA EL CARTEL OFICIAL DEL LXXV ANIVERSARIO DE LA REORGANIZACIÓN

Con motivo de la efeméride del LXXV aniversario de la reorganización de la Hermandad de las Sagradas Cinco Llagas –aprobándose sus Reglas el 21 de Noviembre de 1939-, esta corporación nazarena desarrollará una amplia programación de actos que, a lo largo de un año completo, comenzará este viernes 21 de los corrientes mes y año y concluirá, Dios mediante, el sábado 21 de noviembre del próximo año 2015. Mañana viernes 21 se celebrará una muy significativa Misa de Hermandad –que además estará dedicada en sufragio de las almas de Luis Prieto, María Infante, Emilio González y Rosario Barberá-, a las 20.30 horas en la Capilla del Voto y ante Nuestros Sagrados Titulares. Al término de la Eucaristía, seguidamente, y también en la Capilla del Voto, se procederá a la presentación del cartel oficial del LXXV aniversario, que asimismo paralelamente rinde homenaje póstumo a una de las sagas de fotógrafos más emblemáticos de la ciudad cuyos integrantes mejor supieron plasmar el espíritu penitencial de ascetismo interno y externo de la cofradía de las Cinco Llagas durante la década de los 40, 50 y 60: Manuel Pereiras Pereiras y Eduardo Pereiras Hurtado, ambos además muy cercanos a la Hermandad y devotísimos del Señor de la Vía-Crucis. Será el fotógrafo, Académico de Número y vicepresidente de Artes de la Real Academia de San Dionisio y hermano de las Cinco Llagas Juan Salido Freyre quien glose la presentación de este cartel que auguramos gustará muy mucho al respetable público.

Reciba un fraternal abrazo en Nuestro Señor Jesucristo.

LA JUNTA DE OFICIALES O GOBIERNO



lunes, 17 de noviembre de 2014

Un premio expansivo –de todos y para todos-. Crónica de una noche inolvidable. Nuestra Hermandad recogió el detalle de la Semana Santa 2014, Premio Cofrademanía, elegido por miles de votantes (lectores y oyentes)

Un premio expansivo –de todos y para todos-. Crónica de una noche inolvidable. Nuestra Hermandad recogió el detalle de la Semana Santa 2014, Premio Cofrademanía, elegido por miles de votantes (lectores y oyentes).
Fue una noche henchida de emociones y de un muy sano y alegre ambiente fraternal entre la amplísima representación de hermanos de las Cinco Llagas que el pasado jueves asistieron a la Gala de Entrega de los Detalles de la Semana Santa 2014 concedido a nuestra cofradía por miles de oyentes y votantes de la página web Cofrademanía, unidad productiva perteneciente a la empresa +Jerez. Vivimos una noche inolvidable. Queremos agradecer en primer lugar la presencia de los miembros de Junta de Gobierno, desde el Hermano Mayor Juan Lupión Villar –quien leyó un pequeño texto muy emotivo que fue resaltado posteriormente por la propia organización- como la asistencia de los dirigentes de nuestra Hermandad José Barrera Jiménez, Juan Infante Jiménez, Ernesto Romero del Castillo, José Andrades Borrego, José Valderas Domínguez y Marco A. Velo García (justificaron su ausencia los estimados compañeros Rafael Cordero por enfermedad de su esposa y Rafael Argumedo por encontrarse fuera de Jerez). También agradecemos la asistencia de los hermanos de a pie –especialmente a José Pacheco y a Francisco Molina por su esfuerzo- que asimismo disfrutaron no sólo de la gala de entrega sino del precioso vídeo que dedicaron a nuestra ascética corporación nazarena. Agradecemos a la representación de nuestros hermanos acólitos presentes y asimismo a la de la cuadrilla de los costaleros del Señor con el capataz Manuel Campos a la cabeza.  Reproducimos a continuación, en primer lugar, el texto del discurso pronunciado por nuestro Hermano Mayor a la recogida del premio y, posteriormente, la crónica textual del acto publicada por la propia página web Cofrademanía. La Hermandad agradece de nuevo, y por enésima vez, y reiteramos nuestro hondo agradecimientos en cuantas ocasiones sean necesarias, a los miles de votantes que eligieron a la Hermandad de las Cinco Llagas “ejemplar comportamiento de su cuerpo de nazarenos, acólitos, y costaleros, en el momento de la estampida de público originada justo en la salida de la cofradía, tras la deflagración producida en la cocina de la Cafetería San Francisco. Sólo con calma y serenidad se pudo volver a la dinámica habitual de cada Madrugada Santa, algo de lo que hizo gala en todo momento la elegante cofradía del 'Silencio Blanco”.

DISCURSO DE NUESTRO HERMANO MAYOR EN LA RECOGIDA DEL PREMIO DETALLE A LA SEMANA SANTA 2014

Queridos amigos de Cofrademania, Hermanos todos en el Señor,
Señoras y señores:

Nuestro ejemplar cofrade y hermano fundador de las Cinco Llagas don
Manuel Martínez Arce escribió a finales de los años cuarenta una carta a todos los hermanos de las Cinco Llagas en la que, entre otras muchas enseñanzas, decía literalmente lo siguiente:

“Tu puesto está en las filas de la Cofradía, junto a tus hermanos, con tu túnica, con tu cirio, con tu cruz, con lo que se te depare. Por tu parte pondrás… tu esfuerzo, tu fervor, tu compostura, tu silencio, tu buen ejemplo y hasta tu gozo interior. No rehúyas el puesto que el
Señor y la Santísima Virgen, con amor, te han reservado en la
Cofradía. Consciente de tu deber acepta generoso y entusiasta esa cruz que el Señor quiere que lleves con Él, como Él la lleva por ti”.

Pues bien: parece que el espíritu que dimanan de estas palabras de
Martínez Arce fue el que imperó en nuestra cofradía durante todo el suceso –trágico suceso que ya todos conocéis. Lo pasamos mal, sí, pero hicimos lo que debíamos hacer. Mantener nuestro espíritu y nuestra tradicional compostura. Nada más y nada menos.

Por eso este premio es expansivo. Porque lo merecen los nazarenos, el cuerpo de acólitos, los monaguillos, la dirección de cofradía, el equipo de capataces, acereros, los costaleros pero también todas cuantas personas – cofrades de otras Hermandades incluso que nos contemplaban desde las aceras supieron protegernos, mantenernos informados desde el Consejo de la Unión de Hermandades y los Cuerpos de Seguridad del Estado. Este premio es del alma de la Semana Santa de Jerez. Aquella que a veces el ojo no ve pero siente en el sincero amor a Cristo y a María. Muchas gracias.

CRÓNICA DEL ACTO PUBLICADA EN LA PÁGINA WEB COFRADEMANIA
Otra gran noche de inciensos y emociones
Todo comenzó un año más -y gracias a todos ustedes, por sexta edición consecutiva-  pasados unos minutos de las nueve de la noche, cuando el salón de actos del Hospital San Juan Grande, -por cierto, abarrotado- menguó su luz, para dar paso a una colección de sensaciones y sentimientos, de esos que muchas veces resultan difíciles, muy difíciles de explicar.
A partir de ahí, la pantalla de proyecciones situada en el escenario, se convirtió en presentadora del evento, y así surgió el primer montaje videográfico de la noche, montaje en el que la voz de Álvaro Ojeda remataba una presentación sencillamente preciosa. Un introito que dispuso a la amplísima audiencia asistente al acto para lo que tendría que venir después, esto es, la entrega de los cinco 'Detalles' de la Semana Santa pasada.
Por este orden, fueron pasando por el escenarioJorge Bernal y Manuel Jesús Elena, representando a la cuadrilla de costaleros de la Virgen de la O, Antonio Verdugo, miembro de la Junta de Gobierno del Cristo del Amor, Nicolás Sosa, presidente de la Peña Flamenca 'Buena Gente', Juan Lupión, hermano mayor de las Cinclo Llagas, y Juan de Dios Domouso, hermano mayor de la Hermandad de la Exaltación.
Ellos fueron los encargados de recoger los ‘Detalles’ concedidos por nuestra audiencia tras la pasada Semana Santa, ‘Detalles’ realizados otra vez por los amigos de 'Casa Quevedo', y entregados respectivamente por ‘Manu’ Cazalla, del grupo Más Jerez, Paco Quevedo, de 'Casa Quevedo', Ignacio Soto, por parte de la Hermandad del Desconsuelo, Enrique Rubio, por parte de la Hermandad de Bondad y Misericordia, y José Luis Nimo, gerente de Toyota - Nimauto.
Así se completó todo aquello que teníamos pendiente desde el pasado mes de abril, eso sí, con tiempo para que cada uno de los premiados gozara de un video de presentación a su paso por el estrado, montaje fotográfico que contó además con la colaboración de los fotógrafos, Fernando Morales, Javi Romero, Adrián Selma, Esteban Pérez, Juan Sánchez, y Antonio Montesinos.
Y así se llegó al final, tras una breve pero emotivísima intervención de cada uno de los galardonados, -créannos, que fue absolutamente emotivo- y tras un final precioso en forma de video, regalado por la mano experta de nuestro compañero Rodrigo Melero, invitado también a una fiesta, en la que la videografía corrió a cargo de Miguel Ángel Ramírez.
No podemos olvidar, eso sí, que todo fue posible gracias al Hospital San Juan Grande, y a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. Ellos hicieron posible la realización de una gala que ya nunca olvidaremos, la que gracias a todos ustedes se convirtió en un referente absolutamente delicioso y cofradiero, en mitad del otoño jerezano. Gracias por todo.