Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Jerez de la Frontera

Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Jerez de la Frontera

sábado, 1 de octubre de 2016

Lotería de Navidad 2016





Ya está disponible LA LOTERIA DE NAVIDAD. Esta Santa Hermandad participa con los siguientes números: 15567 y 12619. Todo el que esté interesado puede retirarla el día del Cabildo en la Casa de Hermandad o bien poniéndose en contacto con el sr. Tesorero, N. H. D. José Soto Rodríguez en el teléfono 649102003.


Convocatoria de Cabildo General Ordinario

Hermandad y Cofradía de Nazarenos de las Sagradas Cinco Llagas de Cristo, 
Nuestro Padre Jesús de la Vía-Crucis
y María Santísima de la Esperanza

Establecida canónicamente en el Real Convento de San Francisco
Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Jerez de la Frontera
Sala Capitular: C/ Diego Fernández Herrera 6 y 8, 11401 - Jerez de la Fra.
Blog oficial: http://cincollagasjerez.blogspot.com
Correo electrónico: cincollagasjerez@gmail.com



Estimado hermano en el Señor: Paz y Bien.

Mediante la presente misiva tenemos a bien participarle que, en virtud de lo tipificado en la Normativa Diocesana de Hermandades y Cofradías, y tras la suspensión en fecha estatutaria por falta de quórum en la asistencia de hermanos, esta señera corporación nazarena vuelve a convocar, en su Sala Capitular, Cabildo General Ordinario de Cuentas y Cierre de Curso el viernes 14 de octubre, a las 21,15 horas en primera convocatoria y media hora después en segunda con arreglo al siguiente: 

ORDEN DEL DÍA

1. Invocación al Espíritu Santo.
2. Lectura del borrador del acta del Cabildo General Ordinario anteriormente  celebrado y su aprobación si procediese.
3. Aprobación de las Cuentas del Curso 2015-2016.
4. Ruegos y preguntas.

Seguidamente se celebrará, en orden asimismo a lo establecido en la Normativa Diocesana, Cabildo General Ordinario de Apertura de Curso con arreglo al siguiente: 

ORDEN DEL DÍA

1. Proyecto de actividades del Curso 2016-2017
2. Presupuesto Económico Curso 2016-2017.
3. Ruegos y preguntas.
4. Padrenuestro por nuestros cofrades difuntos.

Lo que tenemos el inigualable honor de comunicarle para su conocimiento y  asistencia al mismo, rogándole la máxima puntualidad posible.  

Sin otro particular, reciba un fortísimo abrazo en Nuestro Señor Jesucristo.  




VºBº Rafael Cordero Jaén                        Fdo.: Ernesto Romero del Castillo
Hermano Mayor                                      Secretario  

Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Jerez de la Frontera, a un día del mes de octubre del año de Gracia del Señor de 2016. 


viernes, 30 de septiembre de 2016

Nuestra querida Hermandad de las Cinco Llagas asistió corporativamente, un año más, a la Procesión de la Patrona Nuestra Señora de la Merced









Cambio de atuendo en esta semana de María Santísima de la Esperanza





El pasado viernes se celebraron los rezos semanales, y recordamos que esta tarde, y como cada viernes en la Capilla del Voto, de nuevo tenemos cita con nuestros Sagrados Titulares




Evangelio y comentario

Fuente: ALFA Y OMEGA

XXVII Domingo del tiempo ordinario (ciclo C)
¡Si tuvierais fe!

Continúa el viaje de Jesús hacia Jerusalén en el que imparte sus enseñanzas a quienes le siguen. Lucas hace referencia a unas palabras de Jesús dirigidas a los discípulos en las que previene contra los escándalos y divisiones, que surgirán entre ellos a causa del pecado. Las exigencias de Jesús sorprenden y desconciertan a los discípulos, hasta el punto de resultar imposible cumplirlas. Se sienten desanimados para permanecer fieles al Maestro y débiles en la fe. Ante esta situación los discípulos piden a Jesús que fortalezca su fe: «¡Auméntanos la fe!».

El poder de la fe
La forma imperativa empleada por los discípulos denota urgencia: «¡Auméntanos la fe!». Y esta urgencia requerida por ellos manifiesta, por un lado, un veraz conocimiento de sí mismos –se consideran pobres y débiles–; y, por otro lado, mayor necesidad de fe para cumplir los ideales predicados por Jesús. No piden fe, sino mayor fe. Ya han dado un primer sí al Señor al inicio de su seguimiento; pero ahora, más conscientes de los problemas y dificultades de su discipulado, suplican aumento de fe para afrontar la misión.
Jesús utiliza una metáfora para responder a la petición de los discípulos: «Si tuvierais fe… como un granito de mostaza». La semilla de mostaza es una de las más pequeñas de la tierra, un grano diminuto, apenas perceptible. Con este lenguaje exagerado, Jesús quiere llamar la atención de sus discípulos para decirles que, aun con poca fe, se logran grandes resultados, si verdaderamente hay fe. Esa pequeña fe sería capaz de lograr un hecho tan prodigioso como arrancar de raíz una morera y plantarla en el mar. La morera suele ser un árbol grande. Mover sus raíces parece difícil, pero plantarla en el mar y hacerla crecer allí resulta imposible. Es precisamente esta hipérbole, esta exageración, la que quiere expresar gráficamente el poder de la fe. Aun la fe que puede parecer más pequeña, cuenta con el poder de Dios y hace todo posible. La fe en Dios logra la fuerza de Dios. No es nuestra fe la que hace maravillas, sino el poder de Dios. Lo que para el hombre parece imposible, no lo es para Dios. Ya lo dijo el ángel Gabriel al anunciar a María el nacimiento del Salvador: «Porque para Dios nada hay imposible» (Lc 1,37); incluso Isabel cuando fue visitada por María: «Porque lo que ha dicho el Señor se cumplirá» (Lc 1 45).
Los discípulos, conscientes de su debilidad y falta de fe, piden a Dios que aumente su fe, porque saben que es un don suyo: «Auméntanos la fe».

La humildad en el servicio
Prosigue el relato con el ejemplo de un siervo y su amo. El criado después de trabajar en el campo continúa su labor en casa, preparando y sirviendo la cena a su señor; y solo después podrá cenar él. Resulta un tanto molesto y difícil comprender este ejemplo de Jesús para la mentalidad actual. Da la impresión que Jesús acentúa, en esta ocasión, las distancias entre el señor y el criado y subraya más el dominio que la misericordia.
Sin embargo, no es así. Jesús utiliza en este relato una situación común a los interlocutores, bien conocida en su época, para ilustrar una verdad evangélica. El amo no debe nada a su criado por haber cumplido su trabajo. Del mismo modo, Dios no debe nada al cristiano por vivir el Evangelio. Tanto el criado como el cristiano hacen lo que tienen que hacer: «¿Acaso tenéis que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo mandado?». Y por hacer lo que tenemos que hacer, Dios no nos debe nada. «Hemos hecho lo que teníamos que hacer». Más aún, el Señor nos invita a decir: «Somos siervos inútiles», como signo de nuestra pobreza, pequeñez y humildad. Nada de sentirnos soberbios y orgullosos ante Dios; nada de exigencias para con Dios. La bendición de Dios no se gana, es puro don suyo. Y cuando se es consciente de este don, el discípulo de Cristo se sabe siervo humilde, dispuesto a servir en obediencia a su Señor.
Es verdad que esta parábola presenta a Jesús como Señor a quienes sus siervos le deben lealtad y obediencia. Pero esta imagen se complementa también con otros muchos textos en los que aparece como servidor y siervo. Jesús es Señor y Siervo. Lo que pide a sus discípulos en este texto es fortaleza para creer y humildad para servir. Un buen programa para todo seguidor suyo.


  Aurelio García Macías
Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos




Evangelio

En aquel tiempo los apóstoles dijeron al Señor: «Auméntanos la fe». El Señor dijo: «Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera: “Arráncate de raíz y plántate en el mar”, y os obedecería. ¿Quién de vosotros, si tiene un criado labrando o pastoreando, le dice cuando vuelve del campo: “Enseguida, ven y ponte a la mesa”? ¿No le diréis más bien: “Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, y después comerás y beberás tú”? ¿Acaso tenéis que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo mandado? Lo mismo vosotros: cuando hayáis hecho todo lo que se os haya mandado, decid: “Somos siervos inútiles, hemos hecho lo que teníamos que hacer”».


Lucas 17, 5-10



viernes, 23 de septiembre de 2016

Una amplia comisión de cofrades de las Cinco Llagas encabezada por su actual Hermano Mayor Rafael Cordero Jaén supuso la representación jerezana en la Solemne Eucaristía Conmemorativa del 450 aniversario de la presencia de la Comunidad Franciscana en la provincia de Cádiz que tuvo lugar en la gaditana iglesia de San Francisco


A las 20.30 horas de la tarde noche, y abrigados por el calor de la presencia de asociaciones e instituciones históricamente ligadas a las diferentes comunidades franciscanas ubicadas a lo ancho de la provincia de Cádiz, dio comienzo el pasado domingo una Solemne Eucaristía precisamente en la gaditana iglesia de San Francisco que, presidida por el Ministro Provincial, fray Juan Carlos Moya, O. F. M., fue concelebrada por varios miembros de la orden. 

La presencia jerezana estuvo representada por una amplia comisión de cofrades de las Cinco Llagas -la mayor parte integrantes de la nueva Junta de Gobierno de la misma- que, encabezada por su Hermano Mayor Rafael Cordero Jaén, previamente se desplazaron a visitar al director espiritual de esta Hermandad, fray José Luis Salido Mateos, O. F. M., quien apenas pocas horas antes había sufrido una arritmia cardiaca que le impidió asistir a tan señalada convocatoria y de la que actualmente se recupera favorablemente. Precisamente por su recuperación se pidió públicamente en el transcurso de la Solemne Eucaristía. 


Todos los cofrades de las Cinco Llagas departieron posteriormente en la sacristía del convento gaditano con los representantes institucionales que concurrieron a este acto culmen de la felicísima conmemoración franciscana, muy particularmente con el apreciado hermano José Manuel Abelenda Gómez, O. F. M., a quien igualmente se le deseó la más pronta de las recuperaciones de sus actuales achaques de salud. 







Mañana, 24 de septiembre y fiesta de Nuestra Excelsa Patrona, Nuestra Señora de la Merced, nuestra Hermandad participará como cada año en su procesión

Se informa a todos los hermanos que para participar con nuestra Hermandad en la procesión habrán de estar provistos de traje oscuro y la medalla de la cofradía de 18,00 a 18,15 horas en el claustro interior de la Basílica, donde cada año se forma el cortejo.



Foto: gentileza de N.H.D. Mariano Sánchez

Recordatorio: esta tarde a partir de las 20,30 horas, rezos semanales en la Capilla del Voto




Evangelio y comentario

Fuente: ALFA Y OMEGA

XXVI Domingo del tiempo ordinario (ciclo C)
Lázaros

Probablemente este texto sea uno de los más hermosos de todo el Evangelio de Lucas. Jesús se dirige a los fariseos, amantes del dinero, quienes se burlan de las enseñanzas de este nuevo Maestro, que advierte sobre el peligro de aferrarse a las riquezas. Y a ellos se dirige por medio de una sapiente parábola en la que contrapone la situación de dos protagonistas en vida –un rico y un pobre–, y la posterior y consecuente situación de ambos tras la muerte.

El rico anónimo
Comienza el relato describiendo al hombre rico que personifica a quien posee riquezas y está cerrado a compartir sus bienes con los demás. No sabemos su nombre. La tradición cristiana lo denomina epulón, por el termino griego usado en el relato, cuyo significado es rico. Su estilo de vida es ostentoso y su actitud, escandalosa: vestía de púrpura y de lino, y banqueteaba espléndidamente cada día. No solo es rico, sino que despilfarra inútilmente su fortuna en cosas superfluas. Jesús no recrimina tanto su riqueza, cuanto su insensibilidad para ver a los pobres que malviven junto a él y su falta de caridad para compartir sus bienes con ellos.

El mendigo Lázaro
Frente a esta escena aparece la figura de Lázaro: un mendigo, en extrema pobreza, echado a la puerta del hombre rico, solicitando ayuda. Es curioso que Lázaro sea la única persona que recibe nombre en todas las parábolas de Jesús. La puerta de la casa donde se encuentra establece un límite y una enorme división no solo de espacios, sino también de mundos y realidades distintas. Mientras en el interior de la casa se tira el alimento al suelo sin ningún escrúpulo, Lázaro se muere de hambre y ni siquiera logra recibir las migajas de pan que caen de la mesa. Lázaro, que es pobre, contempla de cerca y está rodeado por la riqueza; porque, ¡casi siempre!, pobreza y riqueza, aunque son dos realidades opuestas, coexisten cercanas.
Mientras el cuerpo del rico está vestido lujosamente de púrpura y de lino, el cuerpo de Lázaro está cubierto de llagas. Lázaro tiene hambre, está enfermo… y nadie le socorre; son los perros las únicas criaturas que perciben la miseria y degradación de este hombre y le consuelan con sus lamidos.
Finalmente, ambos murieron. Los dos, que fueron tan diferentes en vida, tuvieron el mismo fin, pero no el mismo destino. El rico fue enterrado, devuelto al seno de la tierra, como requería la dignidad de todo judío. Sin embargo, la tierra es también el hogar de los muertos y, en el caso de este rico, el paso al tormento del infierno. Por contra, Lázaro fue al seno de Abrahán, el hogar de los vivos, y el destino feliz para todos los judíos descendientes del patriarca.
El rico, que no prestaba atención a Lázaro en vida a la puerta de su casa, se sorprende ahora al verle junto a Abrahán y solicita que le ayude a él y a su familia. Pero Abrahán –que reconoce al rico como hijo– clarifica que es demasiado tarde para poder ayudarle. Abrahán reitera que la gran ayuda es escuchar las Escrituras, que hablan de este destino final; pero el rico protesta porque reconoce la improbabilidad de que sus hermanos escuchen el mensaje de las Escrituras, como le ha ocurrido a él. ¿Qué decir ante esto?

Reflexión final
Podríamos sacar muchas consecuencias de esta sabia parábola. Jesús la dirige a los fariseos, que presumían de conocer la Ley y los Profetas, y eran ricos apegados al dinero y cerrados a vivir en serio la palabra de Dios. Jesús les dice que si son como este hombre rico en vida, también serán como él tras la muerte. Y de esta forma les advierte de que las riquezas no son capaces de asegurar la salvación del hombre, sino que pueden conducir a su ruina.
El pecado del rico no fue su riqueza, sino su dureza de corazón. No tuvo compasión con el mendigo que pedía ayuda a la puerta de su casa, mientras él derrochaba inútilmente sus bienes. La parábola enseña que quien desprecia al pobre, desprecia también a Dios; quien ama las riquezas más que al pobre, las ama más que a Dios, y es idólatra.
También hoy muchos ricos derrochan espléndidamente cada día los bienes que, en justicia, pertenecen a los más pobres de la tierra. Todos pensamos en las grandes multinacionales que manejan gobiernos y mercados globalizados, y que en su carrera van dejando miles de pobres en las cunetas de nuestra sociedad. Pero, también nosotros, a menor escala, nos dejamos seducir por la fascinación de la riqueza y nuestro corazón se resiste a compartir aun lo poco que tenemos. Los pobres conviven entre nosotros; hay lázaros que llaman a nuestra puerta. Probablemente no podemos solucionar todas las situaciones injustas del mundo, pero ¿cuál es tu actitud? ¿Te identificas más con Lázaro o con el rico? No te cierres al egoísmo. Sé caritativo. Ábrete a la compasión.


  Aurelio García Macías
Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos




Evangelio

En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos: «Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba cada día. Y un mendigo llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de llagas, y con ganas de saciarse de lo que caía de la mesa del rico. Y hasta los perros venían y le lamían las llagas. Sucedió que se murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abrahán. Murió también el rico y fue enterrado. Y, estando en el infierno, en medio de los tormentos, levantó los ojos y vio de lejos a Abrahán, y a Lázaro en su seno, y gritando, dijo: “Padre Abrahán, ten piedad de mí y manda a Lázaro que moje en agua la punta del dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas”. Pero Abrahán le dijo: “Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro, a su vez, males: por eso ahora él es aquí consolado, mientras que tú eres atormentado. Y además, entre nosotros y vosotros se abre un abismo inmenso, para que los que quieran cruzar desde aquí hacia vosotros no puedan hacerlo, ni tampoco pasar de ahí hasta nosotros”. Él dijo: “Te ruego, entonces, padre, que le mandes a casa de mi padre, pues tengo cinco hermanos: que les dé testimonio de estas cosas, no sea que también ellos vengan a este lugar de tormento”. Abrahán le dice: “Tienen a Moisés y a los profetas: que los escuchen”. Pero él le dijo: “No, padre Abrahán. Pero si un muerto va a ellos, se arrepentirán”. Abrahán le dijo: “Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no se convencerán ni aunque resucite un muerto”».



Lucas 16, 19-31